English

 

 

 

 

Toros

————

Toros Zeichnung

En las Arenas

Cuatro toros de don Felipe

de Pablo Romero. ̶ Mata-

dor único; ¡Max Linder! y

tres aprendices      

Max Linder

   La Reunión Familiar Instructiva de Hostafranchs, organizó para la tarde de ayer una becerrada a beneficio de los pobres de la barriada, y el popular peliculero Max Linder, tomó parte en el espectáculo. Como era de esperar, se llenó la plaza.

   En los tendidos, gradas, delanteras y palcos, abundaban las señoras.

   En el palco presidencial, ocuparon asiento Mlle. Napierkowska, la notabilisima bailarina; Angelita Villar, la hermosa tiple, y las hermanas Mari-Marina.

   El pública ovacionó largamente a las distinguidas artistas, que convirtieron la presidencia en un girón de cielo...

   La aparición de Max Linder al frente de las cuadrillas, fué recibida con una estruendosa ovación.

   Max lucia precioso terno verde y oro.

   Durante la lidia del primer becerro, que pasó al corral, contra la voluntad de su matador, Linder cambió varias sonrisas, apuró catorce cañas de manzanilla y se dejó retratar doscientas veces.

   Cuando dieron suelta al segundo, colorado, ojalado, grande, fino, gordo, corniabierto, con defensas de... goma, de muchos kilos y con los cinco años bien cumplidos, las damas, horrorizadas, apartaron sus divinos ojos del ruedo, pero Max Linder, queriendo eclipsar las glorias de Chicorro, dió con gran limpieza dos saltos con la garrocha.

   El toró, bravo, duro y de poder, no se arrimó a los caballos, porque no los había, pero Max, consintiendo, jugando muy bien las brazos, y con los piés juntos, marcó cuatro verónicas, tres max... imilianas y seis de frente por detrás, oyendo una ovación entusiasta.

   Lucerito, dió... varios consejos a Max, para que no se «entregase», pero Linder cogió banderillas y colocó tres pares monumentales. ¡El delirio!

   Después, brindó por la presidencia, por la concurrencia, solicitó clemencia y comenzó dando seis pases naturales, dos de molinete, dos por encima de la cabeza— estilo Gallo—y cuando cuadró el bicho, señaló un pinchazo y en seguida una por las agujas, de la que dobló el bravo animal.

   La ovación fué delirante. Se llenó el anillo de sombreros, paraguas, cigarros, refajos de señora, abanicos y alcahuetes.

   Varios entusiastas abrazaron a Max, le ofrecieron de beber y lo estrujaron contra su seno.

   Linder dió la vuelta al ruede, y a la salida del tercer cornúpeto, le dió otro salto a la garrocha monumental.

   Sonó otra ovación y los entusiastas, temiendo que se malograrse el simpatico artista, le hicieron retirar...

   Linder, desde la presidencia, saludó efusivamente al público y éste, de pie, correspondió galantemente al simpático peliculero.

   El resto del espectáculo no ofreció interés.

   El último becerro, que era «adelantado», causó el pánico entre el personal, y ayudaron a los lidiadores, Pascual Bueno, Ribera y Frontana.

   El último matador, Ramiro López, demostró algunas maneritas y estuvo muy valiente.

   Resultó una fiesta agradabilísima, de la que salieron complacidos cuantos fueron a las Arenas, para aplaudir al popular Max Linder. Doires. (La Publicidad, 29.9.1912)

 

 

Max Linder vor Stierkampf

Max Linder (X), el célebre artista de cinematógrafo, al hacer el paseo en la becerrada benéfica celebrada

 en Barcelona, en cuya fiesta actuó como espada, matando un becerro (Source: Mundo Gráfico, 9.10.1912)